Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Ciudades de hormigón


A mí alrededor,
edifican bosques de hormigón,
que me impiden respirar, me impiden ver el cielo.
¿Dónde está el verde bosque de mis sueños?
Levantan grises edificios donde se aloja la soledad,
el ruidoso asfalto rompe la tranquilidad de mi alma,
¿dónde está mi silencioso bosque encantado? 
A mí alrededor, gente plastificada
con miedo a mancharse
de la inmundicia de la gran ciudad.
Por sus poros ya se ha filtrado la suciedad.
Se ha filtrado las prisas por llegar. 
Me dan risa esa falsa humanidad,
que se llaman buenos,
y se les caduca la comida en la nevera.
Al hambriento vagabundo,
le impiden mirar
en sus exquisitas basuras.
Me dan risa esa falsa humanidad,
los que se llaman buenos 
La rebelde lluvia
aporrea los cristales
frenando el asfalto, atascando la ciudad.
La imperiosa lluvia
moja los verdes bosques,
y los niños salen a buscar caracoles
con la tranquilidad del silencio encantado.
La añeja lluvia
arrastra la suciedad,
limpia mi alma del miedo a la ciudad.
Vivo en un mundo desigual donde todo da igual,
donde hay que ir a todos los sitios corriendo,
para llegar a final de mes… para vivir.
Vivo en sucias ciudades de hormigón. 
Grises árboles de ciudad,
se hacen huecos en ruinosas aceras.
Son peatones perennes que adornan el asfalto.
Donde nuestro invisible vagabundo
roba un trozo de exquisita sombra.
Los árboles extienden su manto de hojas
por la ciudad de hormigón, con los aires de otoño.
Los árboles observan cómo pasa el tiempo
sin que la incansable lluvia, pueda limpiar sus ramas.
Grises ramas, donde no descansan pajarillos,
en su lugar, a veces, hay carteles publicitarios. 

Vivo rodeado de gente desconocida,
no tienen tiempo de pararse a mirar el cielo.
Sus ojos cegados, les impide ver la tormenta. 
Espero que la lluvia limpie mi alma,
que la ciudad de hormigón, no me deje ciego.
Y pueda ver, al hambriento vagabundo.
Ir al silencioso bosque encantado
y ver a los niños buscar caracoles.
Pueda al fin vivir tranquilo, mirar al cielo azul.
Y, respirar, respirar, respirar…

 
Manuel Barranco Roda

13 comentarios:

  1. Gran poema, me ha recordado un poco los artículos en prosa de Larra, pero también algunas canciones de Adriano Celentano.

    ResponderEliminar
  2. La enfermedad citadina que no da mas que para lamentos de seres desgraciados sin naturaleza viva. Victoria inevitable de modernidad impuesta.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy más urbano, la ciudad fue un sacrificio que tuvo que hacer la humanidad para concentrarse. Pero nos hemos convertido en el cáncer de nuestro mundo. Es necesario volver a las raíces. Gracias por recordarlo. :)

    ResponderEliminar
  4. Un poema fuerte, que no se guarda la antipatía a nuestro "gran" mundo civilizado en una imagen de gigante pisoteando las raíces. En contenido... un texto para pensar, en estilo... un texto para admirar.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias a todos... por estar, por leerme, por vuestros comentarios...

    SE OS QUIERE... BESOS Y ABRAZOS PARA TODOS...

    Manuel Barranco Roda

    ResponderEliminar
  6. Amigo Tocayo: Me ha calado el fondo de CIUDADES DE HORMIGÓN,dentro de su conjunto hay poesía que debería a mi juicio personal, aflorar de otra manera, que le daría al tema escrito mucho más brillo, pues me cuesta encuadrarlo según yo concibo, la prosa y el verso, que por supuesto no hay que confundir y por desgracia hoy hay mucha confusión..., que sería para hablar largp y tendido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Don Manuel. E intentaré mejorar, un abrazo fuerte.
      Manuel Barranco Roda.

      Eliminar
    2. Me gusta todo lo que escribes FELICIDADES....bss

      Eliminar
    3. Muchas Gracias, Mi Roci, TQM

      Manuel Barranco Roda

      Eliminar
  7. solo tu tienes esa forma de ver las cosas y hacer de un tema que da asco una lirica merecinte de un libro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Dama Dehierro, un beso...

      Manuel Barranco Roda.

      Eliminar
  8. Adelante compañero,sigue recitando en verso, prosa o como tu quieras, de esa manera especial, y como trasmites esos mensajes de infinito cariño por los demás, mucho amor es lo que tú tienes dentro, y esa manera especial de contar. No hay que ser un tirano del verso, la prosa, la métrica, la ortografía y demás lindeces. Lo bonito es el mensaje critico, el fondo en cuestión , lo demás son meras herramientas que lo embellecen o no, pero nada más.

    Este poemaverse como lo llamó yo y ahora...........es como me gusta más porque eres tú, tu personalidad, tu sello , tu encanto, tu amor.
    Sigue adelante , adelante con tu verdad. También la verdad del que la quiera ver y entender.
    Tu que haces de lo cotidiano verso, eso es bonito y la tranquilidad que transmites al leerte.
    Sigue adelante que llegarás no por el dinero..........todo lo contrario llegarás a los corazones de los lectores y personas que eso si que es un dineral.

    Tu forma cotidiana y cercana me recuerda a los pueblos, la cercanía de sus gentes, los del pueblo, de tu pueblo y del mio que también lo es, bien lo sabes.

    Esa cercanía de ese asfalto de pueblo que no lo es, yo todavía lo disfruto y lo veo en la gente, el fotógrafo Felix esas fotos de pequeños, los hermanos del extremadura, la plaza del ayuntamiento y sus jardines, cuantas chiquilladas aquellas , la plaza de toros antigua, el quiosco del arroyo de la salud, y un largo etc.
    Que recuerdos más bonitos guardo de mi niñez en ese pueblo que ahora dices de asfalto y para mi sigue siendo el mismo......porque sigo siendo de pueblo, y lo recuerdo como tal.

    Sigue adelante, adelante con tu manera de ser y pensar , rie, rie,ese niño que llevas dentro y que tanto me gusta, y me hacer sentirme como cuando eramos niños.
    Un abrazo muy grande primo del de tu pueblo.Hasta el próximo relato, o mejor hasta que nos veamos en el pueblo.

    Manuel Moya Roda.
    mamoro2@ono.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Primo, un abrazo fuerte... de nuestro Pueblo ya queda poco, pero es lo mas importante, las personas...

      Manuel Barranco Roda

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs