Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 24 de octubre de 2012

En torno al río mundo, en cuatro tomas fotográficas


 
 
I

El agua se descuelga de la altura,

semeja ser la madre la montaña

que arroja vida nueva de su entraña

y hechiza a la mirada con su albura.

Hasta el ambiente embriaga de frescura,

pues la naturaleza no es tacaña,

su hábitat comunal más aledaña

mostrarla tal cual es siempre procura.

Aquí podemos ver precisamente

como nace y se lanza esa corriente

de forma vertical en libre vuelo.

Cae entre las montañas que hay al lado;

y una vez que sus carnes ha besado

discurre hecha regueros por el suelo.
 
 
 
 
 
 
II

Viene montaña abajo el manantío

del llanto de la sierra procedente,

su alma de cristal y transparente

desciende sin presión y sin hastío.

Le da un beso al llegar al ya hecho río

y en son de paz y amor se hace presente;

y se siente feliz por ser la fuente

que mantiene devota su amorío.

Esa especie de tul hecho cascada

semeja a una mujer recién casada

que a su esposo se entrega por entero.

En el cristal del agua se refleja

siendo el sello de amor de esa pareja

¡que ante el Rey Sol dijeron, su sí quiero…!
 
 
 
                          
 
III

Resulta emocionante este vertido

que por la roca baja hecho ramales,

que afloran de llorosos lagrimales

que ya no aguantan más su níveo fluido.

Con sumo esmero el flujo es repartido

semejando a guedejas señoriales

de cabezas de damas imperiales

que sacábanle el máximo partido.

El medio singular aquí nos muestra

aquesta irrepetible obra maestra

que la naturaleza diole vida.

Con su mudez nos habla silenciosa

y se muestra cual es, viva y hermosa

en un soneto hablante convertida.
 
 
 

 
 
 
IV

El verano remoja el pedregal

con el agua que brota de su caño,

la sed le va calmando año tras año

y frescura le da en tiempo estival.

Es el monte su aliado principal

con su fronda en su término aledaño,

nada en su derredor resulta extraño,

ni en las cumbres ni dentro del charcal.

El agua, piedra a piedra va besando,

con el beso su huella va dejando

y luego se desliza suavemente.

Se va haciendo notar como un espejo

que proyecta a su paso su reflejo

y le entrega su vida a otra corriente.
 
****************
********
 
Manuel MEJÍA SÁNCHEZ-CAMBRONERO
Premio de Poesía de Riopar 2012 (Albacete)
 

6 comentarios:

  1. Es una excelente entrada, que nos habla sobre las numerosas fases del agua, desde las fuentes hasta su paso a ríos. Es indudable el gran nivel que ofrece esta poesía. Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos: Agradezco (tus flores, como no, pero creo que no es para tanto, soy bastante humilde, y dentro de mi humildad y con más de 40 años en estas "lides" batallando en concursos, ya casi no me emociono cuando recibo premios.
      Un amistoso abrazo, Manuel.

      Eliminar
  2. Maricarmen García Sales25 de octubre de 2012, 16:06

    Precioso, he sido agua transportada. Me ha encantado y he recordado las sensaciones que sentí cuando recorrí tan bello lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga Maricarmen: Como le digo a Carlos, me alegra que te guste lo que hago, mis POEMAS siempre son de estrofas estructuradas y digo en ellos lo que veo y siento en el momento de ser pergeñados.
      Un amistoso abrazo, Manuel.

      Eliminar
  3. Excelente, nada de el resultado de pergeñar. Aquí hay oficio, recursos, experiencia y sensibilidad.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel MEJÍA SÁNCHEZ-CAMBRONERO21 de noviembre de 2012, 16:46

      Amigo Jorge:Agradezco su buena vista y criterio, muchos años a las espaldas tal vez sea la causa, y muchos papeles resgados tras ser escrito, hasta dar forma a los sueños, apoyado en el conocimiento, que es la base...

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs