Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Prosas - Nunca


Tu rostro flota en el espacio. La memoria atrapa los recuerdos en los domingos que era cuando mas compartíamos la intimidad familiar, ya no estás y sin embargo, para mi, sigues existiendo. 

Te persigo en la sombra de los árboles, en el nido ondulante que me lleva a tu amor por la naturaleza, en la espesura del cielo que anochece, en las nubes que juegan al escondite con el viento, en el mar que trae las olas besadas por las mareas envolventes y apasionadas, y me prendo a la cola de un cometa para ver si te puedo alcanzar, todo es en vano, y mi corazón apretado se exprime en cristalinas lágrimas, todo debe ser fuerza de costumbre y desapego. 

El tiempo pasa inexorablemente y la añoranza se convierte en cáliz amargo, a cada paso, se agiganta como una pantalla que dibuja mi camino, todo me lleva a ti, y me envuelvo en el frío parameño, en el misterio profundo del silencio, en el viaje que no tiene regreso, en el vacío de ese halo sepulcral. 

Mis manos ansiosas, te buscan, las estiro y sólo me responde la neblina, tan densa como mi tristeza. 

Me importa que no estés, pero si aun tienes potestad, quiero que sepas, que nunca te dejaré de amar.

 

20-8-12
TRINA LEÉ DE HIDALGO

4 comentarios:

  1. Es muy bonito, ese amor alejado de dulces cuentos, ese sentimiento que se convierte en una condena de la que uno no se quiere librar. Tiene mucha fuerza el poema.

    ResponderEliminar
  2. Pones el alma en cada palabra perfectamente dirigida a la eternidad amorosa querida Maestra.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Juan. Es amor que condena, con la fuerza de la narrativa acompañándolo. Un amor perdido pero jamás olvidado siempre es duro, sin importar la razón de la ausencia.

    ResponderEliminar
  4. Trina: Estoy de acuerdo con los tres comentarios anteriores, dentro del relato hay lírica, por lo tanto se puede decir que hay poesía, aunque difiero del amigo Juan en llamarlo POEMA, ahí la diferencia, porque el poema se hace con VERSOS y la prosa se escribe tal como está este relato, bien confecionado con soltura en la péñola llevada por la mano..., resultando que en el alma del mismo (hay poesía), a diferencia de otros que aunque están escritos en forma de VERSO (persiana de renglones que les llamo yo), ni hay versos porque no tienen cadencia, ni hay
    poesía, porque ni tiene lirismo ni recursos estilisticos...
    Un amistoso abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs